02 abril, 2018



Restituo
Teresa Iglesias Recio, doctora pionera en la USAL
1913-1914




Restituo de Amalie Leschamps
  cerámica refractaria y fotografía en calca cerámica en sublimación

Restituo es el nombre que he asignado a mi obra  para reponer la Historia y en honor a una mujer valiente que rompe con las normas establecidas,  matriculándose en Medicina antes incluso de que entrase en vigor la orden de 1910. Creo que es la primera doctora que da la España de primeros de siglo XX y sin duda alguna la primera que lo hace en la Universidad de Salamanca. 

Nace en Villares de la Reina, localidad que por cercanía hoy forma parte de la propia Salamanca, dentro del seno de una familia de médicos. Su bisabuelo, abuelo, padre y su hermano Ángel también lo fueron. Posiblemente éste hecho influyese en su decisión, descartando como forma de trabajo la explotación agrícola familiar, en la que dos de sus hermanos desarrollarían su vida y dando comienzo a unos estudios que la llevará a practicar su vocación hasta su muerte. 

Cada uno de los nueve hijos de Buenaventura y Teresa tomó caminos diferentes. Manuel, acabaría Bellas Artes consiguiendo el primer premio de escultura de la Escuela de San Fernando y una beca para continuar sus estudios en París, casándose con una cuñada de Manuel Azaña. 

                                               
                                                                 Las hermanas Inocencia, Teresa y María


Familia Iglesias Recio

Teresa al vivir tan cerca de la capital puede cursar sus estudios en Salamanca. Se gradúa en bachiller en 1906. Estudia francés y alemán y en 1906 inicia Medicina acabando en 1913. Licenciándose en Medicina y Cirugía el 5 de febrero de 1914.


Noticiario El Adelanto

Al acabar la carrera de medicina ejerció su profesión en unos primeros tiempos en Cilleros (Cáceres) con su hermano y posteriormente en solitario en Orihuela, Coria, Granada, y la Línea de la Concepción donde al final se asienta con sus cinco hijos y su marido Rafael, abogado y político activo. 
Se especializa en enfermedades de la mujer, atendiendo siempre a los más necesitados dando asistencia a los más pobres. 

Rafael, Teresa y sus cinco hijos

Cuando el azar quiso que de las 22 mujeres pioneras del Proyecto "Rostros del Olvido" dentro de la programación VIII Centenario de la Universidad Salamanca fuese Teresa quien me correspondiese empecé a buscar antecedentes de ella, fotos, familiares, etc. y tuve la gran suerte de contar con el apoyo de M. José Iglesias, Teresa Polo, y más miembros de su familia.

https://www.tribunasalamanca.com/noticias/los-rostros-del-olvido-muestran-en-la-plaza-mayor-de-salamaca-a-22-mujeres-rescatadas-de-la-historia/1520425437



Familiares día inauguración acompañándome Plaza Mayor de Salamanca
 7-3-2018

Me facilitaron documentación que os acompaño y estuvieron a mi lado en todo momento. Les agradezco infinitamente toda su colaboración y todo su cariño, especialmente a Mª José por ese encuentro en el Casino donde al calor de una taza de café y un buen dulce me puso al corriente de su querida tía-abuela. Esta es la historia de una mujer que no dejó ni consintió vivir otra vida que no fuese la suya.


Este es mi humilde homenaje a una generación de mujeres que lucharon por ser ellas mismas y lo consiguieron pese a sus tiempos Épocas en las que el lugar asignado a la mujer era el de la cocina, el cuidado de los hijos y el de su hogar. Mención aparte la "incapacidad" intelectual que se les atribuían. Teresa lo consiguió, y después de ella muchas más. Felicidades a todas. 

23 diciembre, 2017


Resultado de imagen de mesa de navidad dibujos de terror


Una cena de Navidad muy Familiar


Todavía me pregunto porqué acudí a aquella cena y la única explicación razonable que encuentro, no es otra, que la de servir de voz narrativa a este escrito.
Aunque soy, de los que  opinan,  que nada es comparable como vivir las cosas uno mismo, hoy mi experiencia también me servirá para construir las líneas de la  extensa columna que como cada viernes hago en el periódico.
Pero  por encima de  todas las cosas, porque no sé dónde se mete a veces la inspiración si  quiero cobrar a final de mes.
 Aunque con certeza, conociendo bien ahora a mi familia,  pienso que aquella noche fui testigo de “todo” sólo para aprender la lección.
Debo también de añadir que no me la hubiese perdido por nada del mundo.
Eso sí, de ser hoy, iría bien equipado, con una cámara camuflada en mis gafas, o en el ojal de la chaqueta.  
Seguramente,  también,  aconsejado por mi amiga Clara, que de estas cosas entiende mucho, consciente de todos los trucos que usan sus clientes para grabar cuando acuden a sus sesiones de espiritismo, o mejor aún, le hubiese pedido que nos acompañara.
¡Pero con seguridad no hubiese ocurrido nada entonces!

En verdad el interés nació de inmediato, cuando recibí la tarjeta de felicitación  de Tía Augusta y Tío Alfred junto con una elegante invitación a la Cena de Noche Buena, haciéndola también extensible a  mi madre.
Tanto mi madre como yo  habíamos dejado de acudir los dos últimos años  a cualquier celebración  que por parte  de mi difunto padre hiciera su familia ya que no pertenecemos en modo alguno a “esa clase”, o al menos eso era lo que pensábamos en esos momentos.

Resultado de imagen de dibujo de avión navidadEstas fechas las reservaba para poner kilómetros de por medio y coger  algún vuelo que me llevase a alguna estación de esquí no muy lejana.





Aparentemente dirían ustedes que hasta aquí, todo normal, -es verdad- si no tenemos en cuenta que tan sólo hacía ocho meses  que mi madre les había llevado  flores a su tumba.

En un primer momento la extrañeza me llevó a pensar que debía de tratarse de un nefasto error, y que aquella carta por algún oculto misterio debía de haberse extraviado o bien quedado olvidada y dormida, dentro de alguna de las innumerables sacas de la Estafeta de Correos del año anterior.
Pero al abrirla y  leerla detenidamente salí inmediatamente de esa confusión para meterme en una duda aún mayor. Advertí con estupor que la felicitación  iba firmada de puño y letra “por ellos” y fechada a “quince de diciembre de 1982”, a tan sólo cinco días.
El frío de la calle atravesó  las paredes de la  casa,  como si fuesen de papel,  metiéndose de golpe en mis huesos haciéndome desde entonces compañía.

-¿Mamá qué hacemos, cómo puede ser esto? Como de costumbre acudí a ella -que siempre había demostrado ser una mujer lista y práctica-.

- Hijo yo iría -como se dice normalmente con los ojos cerrados-, aunque tan sólo sea por volver a comer beluga y por verles de nuevo las caras a tus primos- pero eso sí, en cuanto entrara a la casa no los volvería a cerrar hasta la salida.

-De tal modo que me vi obligado a cancelar mi escapada, y averiguar de qué demonios se trataba todo aquel enredo.


 Resultado de imagen de escenas de navidad dibujos

Habían llegado las  nieves  a la ciudad, y le daba  un  aspecto de un  enorme espectro fantasmal, tan sólo  levemente roto con el encendido de las luces blancas y doradas de variados tamaños y repetidas  formas.

Como de costumbre en aquella casa, se mantenían las tradiciones, y a la puerta de la cancela junto al majestuoso y centelleante  árbol de Navidad, nos esperaban para darnos  la bienvenida, Jacinta, la leal  ama de llaves junto con su marido, ambos impecablemente vestidos con sus ropas de servicio.

Al entrar en esa casa  me vinieron a la cabeza multitud de recuerdos de mi infancia y un olor profundo  a rancio y  a muerto me acompañaría flotando  durante toda la noche  – miré a mi madre de soslayo, intentando hacerla  cómplice de todo aquello-.

No salió nadie más a recibirnos, y se me antojó en ese mismo momento que me había equivocado con la elección.
Nos invitaron a entrar al salón-comedor, y dejamos los abrigos en el vestíbulo.
Para cuando abrieron las puertas correderas,  mi madre se había enganchado a mi brazo, permaneciendo  los sirvientes detrás de ellas.

Mis tres primos ocupaban sus sillas contiguas. Junto a una enorme mesa ovalada estaban dispuestas las ocho sillas. A ambos extremos de la mesa y  presidiendo la cena los anfitriones, mis tíos, con elegantes trajes de gala, colgados de las paredes en ambos   cuadros de proporciones casi reales y firmados por alguien para mí muy querido,  ocupando los huecos que dejaban sus sillas vacías.

En ese  instante un escalofrío me recorrió el cuerpo. ¿Qué demonios era toda aquella parafernalia?.

Resultado de imagen de escenas de navidad dibujos



Mi madre y yo tomamos asiento al unísono, sin dejar de mirar para la silla que quedaba vacía a nuestra derecha, todo aquello empezaba a convertirse en una broma muy macabra.
Asentimos con la cabeza a modo de saludo hacia mis primos, lo intentamos pero no nos salían las palabras. Al final de un instante conseguí soltar un titubeante y ahora qué”.

A lo que mi primo Jeremy  -que a juzgar por su lozanía cualquiera hubiera dicho que habría hecho un pacto con el  Diablo - me contestó, - ahora espera y verás- que disfrutéis de la cena…-

Abrí los ojos tanto como pude, y tragué saliva. Las copas de fino cristal ya servidas empezaron a atravesar la mesa flotando levente sobre el mantel de hilo, dirigiéndose hacia el centro,  para terminar chocándose suavemente con un brindis encima de un  enorme frutero rebosante de las más exóticas piezas. Para volver de inmediato con cada comensal de la mesa.

Caramba, -qué susto-. Mi madre y yo nos dimos la mano por debajo del mantel, tan fuerte que nos hicimos daño.  El caso es que sabíamos que era una familia rara, pero nunca hubiésemos pensado que tanto y mucho menos de ese tipo.
Mi padre me contaba cosas de pequeño, que si esto del abuelo, que si aquello del tío, y tanto mi madre como yo asentíamos con amabilidad y complacencia, sin prestarle la debida atención, pero al ver aquello empecé a entender a qué era verdaderamente a lo que se refería.  Las piezas empezaron a encajar cada una en su sitio.

Y ahora qué – volví a repetir- siendo lo único que podía articular aquella noche.

Ahora -dijo mi prima Enriqueta, la más pequeña – a cenar, y a disfrutar de la familia.



Y eso hicimos…, disfrutar lo mejor que supimos. No puedo ni debo contaros más, no tengo permiso, ningún testigo,  ni modo alguno de  demostrarlo y porque diga lo que diga pensaríais  que es producto de mi imaginación o se trate de algún cuento chino.

He de confesaros que desde entonces no he dejado de visitar aquella casa, unas veces con mi madre y otras sólo. Todo esto ha hecho que acortemos distancias y nos soportemos un poco más. Confío ver a todos de nuevo algún día…  pero si hay algo que ya no olvido es que a esa peculiar familia pertenezco “yo”.



 Resultado de imagen de dibujo de chico guiñando un ojo




23 octubre, 2017

Exposición Mujeres encarceladas, LECRÁC BNM Ana Frank

Resultado de imagen de mujeres encarceladas blanco negro y magenta



Mañana martes 24 se acaba la exposición:


Antes de que se plieguen, se embalen y transporten a Madrid, para seguir su periplo por la UNED y sus nuevos destinos, tengo la necesidad de asistir y verla con mis ojos.

Que una cárcel como la de Palencia se haya convertido en un Centro Cultural no creo que haya sido por mera casualidad. 
Que la primera exposición de la Asociación de artistas feministas "Blanco Negro y Magenta" se llame Mujeres encarceladas, entre otras muchas, y se haga allí tampoco.

Hace tiempo que entendí que las casualidades no existen. Que es fruto del trabajo y de estar en el momento oportuno trabajando también. Para mí, personalmente, también se atan cabos, por eso mañana a primerísima hora, y a solas, me iré conduciendo con el convencimiento de que voy a encontrarme con una experiencia enriquecedora de las que te llenan o rellenan el interior dándote tregua para seguir con tu día a día. 

Os dejo el catálogo completo, espero os guste. Yo participo con  "Gevangenis" en homenaje a Ana Frank. 

Aunque a los que vivís en Madrid, cuando esté montada aquí os invito a que no os las perdáis en directo.